SLOW FOOD TODO EL AÑO

Salud y estilo de vida

  • Siguenos en nuestra página oficial en Facebook | Los Aleses , venta de frutas tropicales
  • Siguenos en nuestro Twitter oficial  | Los Aleses , venta de frutas tropicales
  • Siguenos en nuestro Instagram oficial  | Los Aleses , venta de frutas tropicales

SLOW FOOD TODO EL AÑO-

Si has llegado hasta aquí es porque, probablemente, estas familiarizado con términos como “productos km 0”, “permacultura” y, por supuesto,  “slow food”. Pero si todavía no te han quedado claros cuáles son sus beneficios, te echamos una mano. Porque el slow food te interesa, no solo en tu día libre.

En el cultivo de fruta km 0 (y en casos que no se ciñen estrictamente al comercio de km 0 pero con unos valores similares, como es nuestro caso) el productor acorta la cadena de venta, teniendo un mayor control del proceso en sentido amplio, y haciendo posible abogar por prácticas más justas tanto para la mano de obra implicada en el proceso, como para el consumidor final.

Al acortar distancias, además, respetamos el momento óptimo de recolección de la fruta, tomamos conciencia de la huella ecológica que dejamos, reducimos las emisiones derivadas de su manipulación, y podemos ofrecer una mejor calidad a nuestros clientes.  Y es que la diferencia se nota.

En nuestro caso, como en el de gran parte de los medianos y pequeños productores, esta filosofía nos da la oportunidad de conservar y proteger la identidad cultural de la zona en que cultivamos nuestros aguacates, mangos y papayas, fomentando el respeto por los valores de la tradición agrícola del territorio. Nuestros consumidores conocen mejor lo que llega a sus mesas y nosotros podemos conocerles mejor a ellos, ajustando nuestra oferta a sus preferencias.

Por todas estas razones, tratamos de poner nuestro granito de arena en el gran esfuerzo que supone para muchos de nosotros cuidar la alimentación en el día a día, consumir productos de temporada y preocuparnos por proteger nuestra biodiversidad. ¡Porque a veces parece casi imposible!

Al final, slow food significa apostar por productos de calidad, justos y cercanos, pero también por el estilo de vida de los pequeños agricultores. Y, sobre todo, formar parte de una red fundamentada en una serie de valores que son buenos para nuestro entorno, pero también para nosotros mismos.